Una explosión en un tren de cercanías de Taipéi deja 25 heridos

0
41

A las 10:00 de la noche de ayer día 7 de julio se produjo una explosión en el vagón de un tren de cercanías que salió de la ciudad de Hsinchu en dirección a Keelung. Poco antes de llegar a la estación de Songshan, en el centro de Taipéi, uno de los vagones estalló dejando hasta ahora 25 heridos, uno de ellos muy grave.

 

El comisario Wang Pao-chang, del Departamento de Policía de la Red Ferroviaria, dijo día 8 que según las pruebas recogidas y el testimonio de numerosos testigos presenciales, se ha identificado a un hombre de 55 años, de apellido Lin como el principal sospechoso de portar los explosivos. Actualmente se encuentra en el hospital con el resto de los heridos y está incapacitado para hablar, así que no es posible tomarle declaración ni saber si la acción fue premeditada o un accidente.

 

También se ha informado de que el sospechoso Lin es reincidente. La directora del Centro Forense de la Policía Yeh Chia-yu, señaló que el explosivo en forma de tubo de acero encontrado en el lugar de los hechos estaba partido por la mitad. Se calcula que en principio medía 47 cm de largo, con un diámetro de 6 cm y un grosor de 0,2 cm. El tubo podría albergar entre 500 y 1000 gramos de pólvora aparentemente forrada con tiras negras, rojas y amarillas. Algunos testigos presenciales aseguraron haber visto al sospechoso sostener un tubo de acero.

 

Por otra parte, se ha encontrado una bolsa de lona roja en el contenedor de basura del aseo del vagón con varias cintas de esos tres colores en su exterior, y una bolsa de plástico de 7-Eleven en el interior. En la bolsa había unas gafas y otros objetos. Se cree que fueron objetos dejados por el sospechoso al haberse comprobado que los restos de ADN de los objetos coinciden con el suyo. Así lo decía Yeh Chia-yu: “En la bolsa de lona roja hay restos de ADN. Este ADN se puede contrastar con el del sospechoso. Esta es una de las pruebas circunstanciales que se han encontrado en la investigación forense”.

 

Yeh Chia-yu también dijo que la ropa y zapatos del sospechoso están cubiertas de restos de pólvora. La ropa presenta grandes trozos quemados por lo que se cree que estaba muy cerca de la explosión. Yeh Chia-yu hizo hincapié en que aún no se ha resuelto el caso. La investigación sigue su curso en busca de más pruebas.

 

RTI

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here