El presidente agradece la gran contribución de los ministros religiosos en Taiwán

0
40

El presidente Ma Ying-jeou hizo entrega de la cinta de la orden Estrella Brillante a un total de 12 ministros religiosos en reconocimiento por su compromiso en áreas como la educación, obras de caridad, servicios sociales y trabajos sociales, que tanto han contribuido en la sociedad taiwanesa. Los galardonados fueron el reverendo Anthony Pierro, el padre Andrés Díaz de Rábago, el padre Gian Carlo Michelini, el padre Rizzi Giovanni, la hermana Theresa S. Kastner, el padre Etienne Georges Beauregard, el padre Brendan O’Connell, el padre Yves Moal, la hermana Miljenka Schnetzer, la misionera Juanelva Rose, el reverendo David Alexander y el reverendo Daniel Freeman.

 

Así lo dijo el presidente: “Hoy en vísperas de Navidad, nos reunimos con numerosos clérigos extranjeros, a quienes a través de esta ceremonia de premios queremos expresar toda nuestra gratitud y admiración. Personalmente me siento honrado también por ello. Como presidente de la República de China y en nombre de cada ciudadano del país quiero expresar mi más sincero agradecimiento”.

 

Entre los premiados se encuentra el reverendo holandés Anthony Pierro, de 92 años de edad, quien fundó el Hospital Católico San José, gracias al cual se ha podido dar atención médica a los ciudadanos de Yunling y Huwei. Posteriormente creó la Fundación de Bienestar Social San José que incluyó servicios de carácter social para niños, ancianos y mujeres. Los residentes de Huwei con cariño lo llamaban “el anciano padre de la gente de Huwei”. El reverendo Pierro, en su discurso expresó que para él es un gran honor haber recibido esta medalla.

 

El reverendo Pierro lo expresó con las siguientes palabras: “Ahora que he salido elegido, no sé qué decir. No obstante, mis palabras representan el sentir de todos. Quisiera dar las gracias a nuestro presidente por concedernos este gran honor”.

 

Entre los 12 galardonados, el padre Etienne Georges Beauregard de Canadá es quien más años ha servido en zonas remotas de Nanao, cuidando de ancianos y pobres. Beauregard, de 102 años, ha dedicado 68 años de su vida a servir en Taiwán.

 

El presidente agradeció la labor y dedicación de los ministros religiosos. En 2011 el Gobierno estableció el Plan Mackay, el cual permite a ministros religiosos extranjeros ya mayores disfrutar de los mismos beneficios sociales que los taiwaneses.

 

RTI

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here