2 COMENTARIOS

  1. Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,
    porque nunca me diste ni esperanza fallida,
    ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;
    porque veo, al final de mi rudo camino,
    que yo fui el arquitecto de mi propio destino…

    Amado Nervo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here