La Iglesia Presbiteriana de Taiwán se niega a aceptar la política de “Un país, dos sistemas”

0
40
Rueda de prensa de los líderes de la Iglesia Presbiteriana de Taiwán (Foto: RTI)

Hoy día 16, la Iglesia Presbiteriana de Taiwán ha convocado una conferencia de prensa para declarar que dicha entidad cristiana defiende la soberanía y la dignidad de Taiwán, negándose a aceptar el discurso del líder de China Continental, Xi Jinping, sobre la política del Estrecho.

El presidente de la Iglesia Presbiteriana de Taiwán, Hsueh Po-tsan expresó que los taiwaneses deben tomar conciencia y darse cuenta de que China Continental desea la unificación y llevar a cabo la política de “Un país, dos sistemas”. Sin embargo, Taiwán es Taiwán, y China es China Continental; el principio del “Consenso de 1992” no es válido, y hay una sola China; Hong Kong nos ha demostrado que “Un país, dos sistemas” es un engaño. En su discurso, Hsueh ha advertido además al Kuomintang que deje de utilizar el fundamento del Consenso de 1992 para ponerse del lado de China Continental.

Además de resaltar que el futuro de Taiwán debe ser decidido por los taiwaneses mismos, la Iglesia Presbiteriana de Taiwán también espera que el Gobierno realice acciones como llevar a cabo reformas constitucionales y establezca leyes amoldadas a la situación actual de Taiwán, participar activamente en los organismos internacionales, y convertirse en una país nuevo e independiente. Además, la entidad religiosa también espera que Xi Jinping deje de realizar persecuciones a los cristianos, tibetanos, uigures y al grupo de defensores de derechos civiles que se encuentran en China Continental, a fin de que los habitantes chinos puedan aprender los valores universales como la democracia, la libertad, la justicia y los derechos humanos.

Por otra parte, la Asociación de Amigos de Hong Kong y Macau organizó además una conferencia sobre “las verdades y las dificultades que enfrentó Hong Kong bajo la política de ‘un país, dos sistemas’”. El comentarista hongkonés, Johnny Lau expresó que bajo dicha política, el sentimiento de identidad de los ciudadanos de Hong Kong hacia China Continental ha disminuido gradualmente. En el aspecto político, el gobierno de Pekín ha ejercido dicha política reforzando medidas de “Un país” más que de “dos sistemas”. En el aspecto económico, muchos capitalistas chinos han ocupado el mercado, y han destrozado directa e indirectamente el sistema comercial de Hong Kong, debilitando la autonomía económica de Hong Kong. En el aspecto social, la llegada de los turistas chinos, y la falta de un sistema abierto y estandarizado del Ejército Popular de Liberación en Hong Kong para realizar actividades, generan situaciones que incomodan a los habitantes de Hong Kong.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here