«Sencillo pero innovador»- arquitectura modernista en Taiwán

0
30
Taiwán de ayer y de hoy

Entre aquí para escuchar

¿Deben los edificios tener una cierta antigüedad para atesorar un valor histórico? No necesariamente. Sin embargo, pocos son los que advierten que, además de los templos y jardines de estilo chino tradicional que encontramos en Taiwán y de los edificios gubernamentales y casas de madera propios de la época japonesa, nuestra isla también alberga estructuras históricamente interesantes construidas tras la Segunda Guerra Mundial con la ayuda de los Estados Unidos.

Desde 1951 a 1965, Taiwán recibió de los Estados Unidos, aproximadamente, cien millones de dólares cada año. Esta ayuda financiera, técnica y educativa fue fundamental para el cambio en la trayectoria del desarrollo de la isla. Finalizado este período, el personal involucrado volvió a su país y los residentes locales comenzaron a olvidar dicho legado. A día de hoy, solo quedan unos pocos edificios que constituyen una ventana abierta a esta parte de nuestro pasado.

OCULTO A LA VISTA
A pesar de que solo algunos de los muchos edificios construidos durante aquella época todavía son testigos de aquel pasado, lo cierto es que hay más de lo que nos podríamos imaginar. De acuerdo con el informe del Ministerio de Cultura elaborado en 2016 y titulado: la «Evaluación de los bienes culturales relacionados con la ayuda de los Estados Unidos”, aún quedan en pie más de quinientas estructuras construidas durante dicho período con algún tipo de asistencia de los Estados Unidos, tales como instalaciones militares, fábricas, edificios de oficinas y escuelas.

Entonces, si esos edificios todavía siguen en pie, ¿por qué no advertimos su presencia? En primer lugar, hay que advertir que dichos edificios no fueron construidos siguiendo un estilo uniforme tal y como hizo la administración japonesa. Tampoco cuentan con la simbología propia de los Estados Unidos ya que la ayuda proporcionada por este país se centró, fundamentalmente en la funcionalidad y la rentabilidad de las instalaciones.

Por otro lado, la ayuda estadounidense produjo un profundo impacto en la historia de la arquitectura taiwanesa. El capital estadounidense ofreció a la primera generación de arquitectos taiwaneses numerosas oportunidades para mostrar sus habilidades. Pusieron en práctica las influencias modernistas que habían adquirido al estudiar la arquitectura occidental, viéndose también influenciados por las prácticas estadounidenses en términos de aplicación de las tecnologías de construcción y uso de materiales tales como el hormigón, tanto en bloques como pretensado.

Los Estados Unidos trabajaron arduamente para mejorar los estándares científicos y tecnológicos de Taiwán durante esta época histórica, promoviendo la construcción de muchas aulas para facilitar la educación científica. El Centro de Desarrollo de Ciencia y Tecnología Nuclear, un centro educativo y de investigación de la Universidad Nacional Tsing Hua, hunde sus raíces en este período e incluso tiene su propio reactor nuclear. El edificio, diseñado por Chang Chang-hwa, un ex alumno del Departamento de Ingeniería Civil de la antigua Universidad de Tsinghua, en China continental, tiene casi 60 años de antigüedad y sigue siendo tan sólido como una roca. Chang también diseñó las residencias estudiantiles contemporáneas, las cuales satisficieron las necesidades de alojamiento de un cuerpo estudiantil en crecimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here