Rompiendo los estereotipos. He Zewen: “solo yo puedo definir quién soy”

0
281
La isla hermosa
La isla hermosa

Entre aquí para escuchar

Este año, el discurso pronunciado durante la ceremonia de graduación de la Universidad Chung Hsing, que este 2019 celebra sus 100 años de fundación, no estuvo a cargo de algún exitoso empresario o funcionario público de alto nivel. El discurso fue dado por He Zewen, un muchacho de apenas 29 años, convirtiéndose en la persona más joven en la historia de aquella universidad en serle encomendado este honor.

De apariencia radiante y llena de energía, He Zewen trabaja en el área de recursos humanos en una de las 500 compañías más grandes del mundo y ha sido enviado a Vietnam y China Continental. También es el primer empleado graduado de una facultad de Historia en ser contratado en esta área.

Si tuviésemos que definir a He Zewen en pocas palabras, podríamos decir que es un “alumno ejemplar”, “interdisciplinario”, “autor de libros superventas” o “columnista”. Sorprendentemente, antes de cursar su último año en la escuela secundaria, su situación era completamente opuesta. “Hijo de padres divorciados”, “proveniente de una familia con problemas económicos”, “hiperactivo” y “estudiante problemático”, eran las etiquetas, todas negativas, que le habían puesto.

En su último año de la escuela secundaria, ocurrió el que sería el punto de inflexión de su vida. Su padre y su tía, que no se habían visto el uno al otro desde hacía muchísimo tiempo, acudieron al colegio para disculparse. Aquella fue la primera vez que sintió vergüenza por haber defraudado a su tía, quien siempre lo apoyó y cuidó como si fuera su propio hijo. Un fuerte remordimiento creció en su interior.

En ese momento tomó la decisión de cambiar y su primera acción sería solicitar él mismo repetir el año escolar, algo absolutamente inusual, y aprovechar ese tiempo adicional como preparación para ingresar a la universidad.

Durante aquel año, He Zewen estudió con ahínco y sus calificaciones mejoraron drásticamente. Pasó de tener el segundo peor promedio de toda la escuela a ser el mejor alumno de toda la institución.

Ese último año que repitió en la escuela secundaria hizo que todas las personas a su alrededor lo mirasen con nuevos ojos. He Zewen se dio cuenta de que las valoraciones y calificativos que otros te atribuyen son falsas. Lo verdaderamente importante es que uno mismo defina qué clase de persona realmente es.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here