La aventura que fomenta la creatividad taiwanesa

0
275
Las huellas de Taiwán


Entre aquí para escuchar
Aunque nuestra isla es pequeña, los abundantes recursos naturales de Taiwán incluyen 268 picos de más de 3000 metros de altura. Sin embargo, los taiwaneses residentes de esta isla tienen poca imaginación sobre las montañas de Taiwán. Taiwán tiene más de 1.500 kilómetros de costa, pero la mayoría de las personas no se mete en sus aguas. ¿Cuál es la mentalidad de temer a las montañas y resistir al agua de los taiwaneses?

La gira de conferencias “Lectura de Montañas” (Reading Mountains en inglés) del grupo corporativo Thinkingdom Media, que comenzó en abril de 2019, contó con la participación del crítico cultural Chan Wei Hsiung (詹偉雄) y el crítico musical Chen Te-cheng (陳德政), con el fin de discutir con el público taiwanés sobre cuentos de montañas y aventuras.

Chan presentó la primera charla del programa, rastreando el desarrollo de las actitudes del occidente hacia las montañas, desde el miedo a la montaña, el contacto con la montaña, al amor a la montaña. Argumenta que el surgimiento del romanticismo y su individualismo radical en el siglo XIX llevó a la idea de que las personas deberían esforzarse en abrir los sentidos para experimentar el mundo, y crear nuevas narrativas de vida al encontrarse con la naturaleza y al enfrentar el peligro. Desde entonces, la actitud de las personas hacia las montañas ha cambiado, las montañas se han transformado en lugares en los que las personas buscan experiencias de vida únicas. Las personas de esa época fueron a las montañas una y otra vez para sentirse más «vivos».

Entonces, ¿cómo explicamos la negatividad con respecto al alpinismo en la sociedad y en los medios de comunicación taiwaneses? Chan lo ve a través de la lente de la historia, y propone que las restricciones de Taiwán durante sus largos años de ley marcial que prohibía aventurarse a las montañas y en el océano, engendraron miedo a esos ambientes.

Además, Taiwán ha sido durante casi 30 años uno de los mayores productores del mundo, la mentalidad de línea de producción de fabricación ha moldeado inconscientemente una ideología de la sociedad taiwanesa. Los individuos son como nada más que el engranaje más pequeño de la sociedad, menos importante que el colectivo de nivel superior. La misión del individuo es la de preservar el colectivo del que forma parte y garantizar que no dañe al colectivo. Las actividades de aventura se consideran opuestas a la primacía del bien colectivo y, por lo tanto, son estigmatizadas y prohibidas.

Pero con la globalización, los fabricantes comenzaron a trasladarse a China continental en grandes cantidades en la década de 1990, y Taiwán desarrolló un nuevo modelo económico: tomar pedidos y desarrollar diseños en Taiwán, fabricar en China continental y exportar al resto del mundo.

Este cambio económico provocó un cambio en las expectativas hacia los individuos de la sociedad taiwanesa. En lugar de simplemente exigir a las personas que sigan al pie de la letra, ahora se les pide que sean creativos. Con este nuevo enfoque en innovadores en lugar de seguidores, se espera que los individuos tengan aventuras, porque las aventuras y las experiencias son las fuentes de la creatividad.

A finales de mayo, un comité interdepartamental del Yuan Ejecutivo aprobó un borrador de enmienda a la Ley de Compensación del Estado, con el efecto de que las personas que participan en actividades al aire libre de riesgo en las montañas o aguas de Taiwán simplemente deberán conocer los cambios en el entorno natural. Si bien el gobierno proporcionará advertencias y señalizaciones apropiadas, no asumirá ninguna responsabilidad por las lesiones resultantes de estas actividades. Desde entonces, los parques nacionales irán a abolir las restricciones de ingreso a las zonas montañosas, y la Oficina Forestal abriría todos los caminos forestales a los visitantes.

En adelante, el gobierno de Taiwán ya no invocará la seguridad como una razón para limitar el acceso a las montañas y los bosques. La enmienda eximirá de responsabilidad al gobierno y hará que las personas sean responsables de sus propias acciones y seguridad. Este cambio ayudará a cultivar un espíritu de aventura y una mayor creatividad. Es más, todo ciudadano en sí debería tener el derecho de experimentar la naturaleza.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here