Conociendo la misión del cielo: Akira Higashiyama

0
272


Entre aquí para escuchar
Akira Higashiyama, novelista de 52 años nacido en Taiwán de descendencia japonesa, ha causado un gran revuelo con su primera novela, Turd on the Run (Miserable en fuga), ganando el gran premio de plata y el premio de Elección del Lector del Kono Mystery ga Sugoi! («Esta Novela de Misterio es Excelente!»). Premios que fueron entregados por la editorial japonesa Takarajimasha en 2002.

Luego, en 2015, ganó el Premio Naoki por la novela Ryu, en la que gran parte de la trama se basa en la propia historia familiar del autor. El Premio Naoki es reconocido como el más alto honor de la literatura popular japonesa. Y en 2017, su obra The Ones I Killed and The Ones Who Killed Me (Los que maté y los que me mataron) recibió tres premios importantes: el Premio Oda Sakunosuke, el Premio Yomiuri de literatura y el Premio literario Watanabe Junichi. Al igual que Turd on the Run, la novela de 2017 presentó una historia ambientada en Taiwán.

Higashiyama es el tercer autor taiwanés en ganar el Premio Naoki, después de Eikan Kyū (1924-2012) y Chin Shunshin (1924-2015). Aunque se mudó a Japón a una edad muy temprana, durante sus años escolares Higashiyama pasó cada verano en Taiwán. Le gustaba escuchar las historias de los ancianos de la familia. Su abuelo había vivido épocas de guerra y encontró la manera de sobrevivir en un Taiwán desgarrado por las tensiones entre los recién llegados de China continental y los taiwaneses nativos.

Akira Higashiyama es el seudónimo japonés de Wang Zhenxu (王震諸), quien nació en Taiwán antes de mudarse con su familia a la Prefectura de Fukuoka en la región de Kyushu (isla sureña de Japón) a los cinco años.

En 2018 Higashiyama cumplió 50 años de edad, la edad en que Confucio describió como la edad en que «sabes cuál es la misión del cielo». Al recordar cómo era cuando comenzó a escribir, Higashiyama dice: «El no escribir no era una opción». Ocupó un trabajo de oficina durante el primer año después de la graduación universitaria, pero la rutina de nueve a cinco no era el futuro que tenía en mente, por lo que huyó para el mundo de la academia para continuar su estudio de economía. Sin embargo, las presiones del matrimonio, dos hijos y una fecha límite de tesis doctoral lo hicieron sentir como un completo fracasado. Una noche de diciembre de 2000, después de alimentar a su hijo y esperar a que la familia se durmiera, Higashiyama se sentó frente a la computadora y comenzó a escribir. Al amanecer, la computadora se colgó y todo lo que había escrito se perdió, pero la sensación de curación que le trajo la actividad de esa noche lo inspiró, y comenzó a escribir regularmente. Tres meses después su primera novela, Turd on the Run, nació.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here