2 COMENTARIOS

  1. Yo pensaba que me había ido enamorando de «La luna . . .», pero en realidad lo que seduce es la mismísima Teresa y su voz que le sale del alma. Que haya muchos abriles con ella, Andrea.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here