Una casa de entramado de madera

0
25
Las huellas de Taiwán


Entre aquí para escuchar
La historia de la casa de entramado de madera comenzó en 2000 cuando Yang San-er y su esposa estaban buscando un nuevo lugar para vivir después de retirarse, pero el anhelo por una casa familiar especial se había implantado en la mente de Yang en una fecha mucho más temprana. El padre de Yang, víctima del «Terror blanco» durante la era autoritaria de Taiwán, había sido encarcelado injustamente cuando San-er era joven. Con ese pilar de apoyo perdido, los miembros restantes de la familia se dispersaron en diferentes lugares para sobrevivir. La experiencia infundió en Yang un anhelo por un verdadero hogar, uno que él pudiera diseñar y construir él mismo.

Después de graduarse de la escuela primaria, Yang encontró empleo en una variedad de campos, incluida la ingeniería eléctrica, civil y petrolera. Fue a Arabia Saudita por un período para operar maquinaria pesada, y en Taiwán trabajó en la construcción del Puente Zhongsha, la Represa Deji y el segmento Houli de la Autopista Nacional 1. Al atravesar por estas experiencias y conocer la alta cantidad de emisión de dióxido de carbono y consumo de energía del hormigón armado, desarrolló una aversión por estos materiales de construcción.

En 2003, apareció en un libro sobre casas de madera del arquitecto japonés Ikuo Matsui entre otros, en la que aprendió que los edificios de madera son ecológicos y sostenibles. Ese tipo de casa se convirtió en su ideal. Aunque no entendía japonés, el texto del libro incluía muchos caracteres chinos, y había ilustraciones explicativas detalladas, que Yang no tuvo dificultades para comprender gracias a su experiencia en ingeniería. Incapaz de encontrar a alguien que pudiera construir o elaborar planes para tal hogar, Yang decidió diseñar y construir uno él mismo, a pesar de su total falta de habilidades en carpintería.

Una vez que completó su diseño y planos, comenzó a buscar madera. Seleccionó el abeto Douglas canadiense o pino de Oregón, importando unos 12,000 pies de tabla de esa madera, que se colocaron en un almacén alquilado de Taiwan Railways al lado de la estación Fangliao. Según las instrucciones del libro japonés, numeró cuidadosamente todas las piezas de madera y eligió la madera del centro del árbol para el centro de la casa, y la madera cortada más cerca de la corteza para las áreas en los exteriores. «Imaginen que una casa de madera es en si un árbol», explica Yang. «Si lo separas, se irradiará desde su núcleo». Cada pieza de madera tenía que instalarse en su lugar adecuado. Después de observar todo el proceso, la hija de San-er, Yang Jingshu, concluye: «La parte más difícil de construir una casa como esta es seleccionar los materiales en el inicio».

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here