Un hogar lejos del hogar: pasemos una noche en Taiwán

0
259
Las huellas de Taiwán


Entre aquí para escuchar
Escondido en el corazón de Tainan está Old House Inn, su dirección no es clara y su presencia en Internet es prácticamente nula. Pero aun así, si desea hospedarse aquí, deberá reservar con tres meses de anticipación.

El propietario de Old House Inn es Kyle Hsieh, quien tuvo la idea de convertir la antigua casa de la familia en una pensión hace más de una década atrás cuando notó que esas casas estaban siendo demolidas por toda la ciudad. Aprovechando que toda la familia se mudó, Hsieh renovó el lugar de arriba a abajo, con la esperanza de convertirlo en un modelo que muestre el valor aún presente en las casas antiguas.

«El tiempo es lo que hace que estos viejos lugares sean tan interesantes y valiosos», dice. En el curso de la renovación de su antiguo hogar, no quería eliminar las marcas impregnadas, así que pretendía preservar aproximadamente el 70% de su estado original, presentándolo en tres encarnaciones: su aspecto original, los ajustes hecho a medida que los niños iban creciendo, y su papel moderno como B & B. Por ejemplo, se ha vuelto a colocar la lámpara colgante original de color crema en el salón , pero las marcas dejadas por la lámpara fluorescente puesta en alguna  otra época permanecen visibles. Son estos pequeños detalles, las huellas que dejaron los tiempos, los que se han convertido en los puntos de atracción y poder contar la historia de la familia Hsieh.

Cada vez que conduce a la gente a través del lugar, Hsieh pasa una buena hora contando las historias de los diversos pequeños detalles en cada rincón y grieta. En la cocina remodelada, hay una interacción fascinante de luces y sombras durante todo el día a medida que la luz del sol entra a través de las láminas de plástico corrugado transparente y celosías de bambú. En el salón hay una gran mesa redonda, pero tenga cuidado de no presionarla: “Cuando era niño, mi padre quería enseñarnos a todos cómo comer con los modales adecuados, por lo que dejó los tornillos de la mesa suelta deliberadamente. Si presionábamos de un lado, el otro lado se levantaba”. Son los pequeños detalles de la vida cotidiana los que le dan a Old House Inn su sensación hogareña. Al abrir la puerta de su casa a los invitados, Hsieh espera que sus visitantes apresien y cuiden del lugar y se hagan más conscientes de la importancia de preservar otros edificios antiguos como este.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here