La exposición «¡Soy un niño! ¡Tengo derechos!» destaca los derechos de los jóvenes

0
28
Las huellas de Taiwán

Entre aquí para escuchar

Podcast

El destacado pedagogo y humanista judío Janusz Korczak, conocido como el padre del movimiento por los derechos del niño, dijo una vez: «Todo niño tiene derecho a sus propios sueños y secretos». Por lo tanto, nuestro presente construye el futuro de nuestros hijos. Comprendamos los derechos de los niños ahora y así poder construir juntos un mundo que sea amigable para los niños, para que puedan cultivar lo que es hermoso y único en ellos.

En 1989, las Naciones Unidas adoptaron la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), que declara que los adultos deben hacer todo lo posible para garantizar que los niños disfruten de cuatro derechos básicos: los derechos a la supervivencia, el desarrollo, la protección y la participación. El año pasado fue el trigésimo aniversario de la adopción de la convención, y para conmemorar la ocasión, el Museo Nacional de Derechos Humanos, ubicado en el Parque Memorial del Terror Blanco Jing-Mei, organizó una exposición especial titulada “¡Soy un niño! ¡Tengo derechos!
”. La exposición se llevó a cabo en el Museo Nacional de Derechos Humanos hasta el 3 de mayo de este año. En la segunda mitad del año se trasladó a la sucursal Sur del Museo del Palacio Nacional en Chiayi y al Museo Nacional de Historia de Taiwán en Tainan. El Museo Nacional de Derechos Humanos también planeó poner el contenido de la exhibición en tableros de exhibición que las escuelas pueden pedir prestados para sus propias exhibiciones. Todo el arduo trabajo realizado en la exhibición se llevó a cabo para poner los valores centrales de los derechos de los niños frente a más niños, para que la educación en los derechos humanos pueda arraigarse fuertemente en la sociedad para un mejor futuro.

Durante la etapa de planificación, Chien Hsiao-shan visitó las escuelas primarias, secundarias y preparatorias, presentando el concepto de los derechos del niño y reuniendo los pensamientos de los niños sobre el tema. Algunas niñas esperaban anular las normas del código de vestimenta para poder usar pantalones en lugar de faldas; otros alumnos esperaban tener la libertad de seleccionar sus propias comidas. Estas pequeñas aspiraciones reflejan cómo los adultos están acostumbrados a tomar decisiones inconscientemente en nombre de los niños mientras pasan por alto su derecho a expresar sus propias opiniones. Chien alentó a los niños a convertir sus pensamientos en ilustraciones creativas, y luego las voces y creaciones de los niños se convirtieron en videos, y así la exhibición se convirtió en una plataforma para dar voz a los niños.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here